d

The Point Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Decálogo para una piel sana

Os traemos un decálogo para comenzar el año con una piel sana y luminosa.

La piel es el órgano más grande y de los más importantes de nuestro cuerpo; sin embargo, en muchas ocasiones suele ser el más descuidado. La piel nos protege del medio ambiente, regula nuestra temperatura y en ella reside uno de los cinco sentidos: el tacto.

Su cuidado necesita atención especializada y continua, productos adaptados a cada tipo y temporada, y el seguimiento de un dermatólogo. Además, hay que sumar una extrema meticulosidad en su tratamiento dado que una limpieza excesiva podría provocar la pérdida de grasa en la capa externa produciendo dermatitis, sequedad e impurezas.

De este modo, les traemos una recopilación de diez consejos que seguir en su “skin routine” para asegurar una piel sana y luminosa.

1. Lavado de cara

Para conseguir una piel sana es importante desmaquillarse y lavarse la cara antes de ir a la cama o al llegar a casa para mantener los poros frescos y libres de bacterias que podrían causar acné, granos, reacciones alérgicas o envejecimiento prematuro de la piel.

Debe hacerse por la mañana, por la noche y después de realizar una actividad física.

Foto de Vitória Santos en Pexels

2. No tocar

En caso de tener granos o espinillas, no debemos apretarlas ya que esto solo conseguirá empeorarlo, que se inflame e incluso que se cree una infección y, por consiguiente, una marca.

En su lugar, puede aplicar una crema especializada de secado o un parche de extracción. Sin embargo, recuerde que es importante mantenerlo seco y limpio.

Foto de Anna Nekrashevich en Pexels

3. Repara daños

En caso de haber tocado algún grano o espinilla, hay que tratar de reparar ese daño lavando bien la zona, aplicando un gel o loción especial para secarlos y que se cure y limpie el poro afectado.

Foto de Ron Lach en Pexels

4. Constancia

Si sufre alguna enfermedad de la piel: acné, eczema, rojeces…; es importante que mantenga su tratamiento en el tiempo, aunque no esté teniendo un brote en ese momento.

Un producto que podría ayudar son los retinoides que son muy eficaces para eliminar manchas y potenciar la producción de colágeno. Sin embargo, recuerde que solo puede aplicarlos por la noche.

Foto de Nothing Ahead en Pexels

5. Prevenir mejor que curar

Para mantener una piel sana sin sorpresas, añada a su rutina de cuidado productos preventivos como el protector solar. La desprotección de la piel, ya sea en verano o en invierno, frente a los rayos solares puede causar acné, manchas solares o cáncer.

Foto de Sora Shimazaki en Pexels

6. No obsesionarse

Es importante recordar que, en especial en las mujeres, la piel se ve influenciada por lo que pasa en nuestra vida (estrés, falta de sueño), alimentación (comida para llevar, alimentos grasos) y cuerpo (hormonas); por lo que es normal que haya momentos donde aparezcan más granos.

Asimismo, los cambios de temperatura normales durante los meses de cambio de estación, puede generar rojeces o eczemas en algunas personas. No obstante, es importante no alarmarse y continuar la rutina de cuidado de la piel.

Foto de Anna Nekrashevich en Pexels

7. Menos es más

En muchas ocasiones, y fruto de la obsesión, las personas utilizan demasiados productos o prueban cosas que no son adecuados para nuestro tipo de piel. Esto no solo no nos ayudará a conseguir una piel mejor, sino que pueden causar problemas como irritaciones, sequedad o acné.

De este modo, debemos cuidar en detalle los productos que aplicamos y contar siempre con el consejo de un profesional.

Foto de Mikhail Nilov en Pexels

8. Relájate

Como ya anunciábamos, las hormonas del estrés alteran gravemente la salud de la piel incrementando la producción de grasa que obstruye los poros y causa puntos negros.

Por tanto, es importante buscar momentos para relajarse y usar mascarillas con ingredientes calmantes al menos una vez por semana.

Foto de Monstera en Pexels

9. Tratar por partes

Existen partes de nuestro cuerpo que necesitan de un cuidado especial para asegurar su salud como el contorno de los ojos o de la boca, lugares mucho más sensibles y que son propensas a arrugarse prematuramente. Por tanto, es importante contar con los productos adecuados.

Asimismo, recordar que el cuero cabelludo, el pelo y las uñas forman parte también de la piel, por lo que necesitan ser mimados de vez en cuando con productos adecuados y de calidad.

Foto de Ron Lach en Pexels

1o. Escucha a tu piel

Este gran órgano cuenta con su propio lenguaje cuando algo no va bien. Lo que comemos, cómo y cuánto dormimos, los acontecimientos estresantes… todo puede alterarlo. De este modo, debemos estar atentos a sus señales y buscar formas para ayudarla a estar más sana y feliz.

Foto de Anna Tarazevich en Pexels

Si quieres conocer más consejos sobre cómo cuidar tu piel, visita el apartado de Salud y Belleza en nuestra web.