d

The Point Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.
disney

Disney se autocensura en nombre del políticamente correcto

Dumbo, Peter Pan, y los Aristogatos. Los 3 censurados por la habitual prisa de rebajarse a la posición políticamente correcta.

El políticamente correcto provoca otras víctimas. En esta ocasión son los dibujos animados de Disney los que se ridiculizan y con ellos los niños hasta los 7 años.

Hablamos de la última e incomprensible decisión de Disney que, en su plataforma de streaming DisneyPlus, puso el “sello rojo” a tres clásicos de la animación, eliminándolos del catálogo para niños menores de siete años. Se trata de Dumbo, Peter Pan y los Aristogatos, etiquetados por la propia Disney como discriminatorios y racistas.

En el disclaimer de las películas, se lee que las películas en cuestión incluyen “representaciones negativas y/o denigratorias de poblaciones y culturas. Estos estereotipos –  explica Disney – estaban equivocados entonces y todavía lo están. En lugar de eliminar este contenido, queremos reconocer su impacto perjudicial, aprender de él y estimular el debate para crear juntos un futuro más inclusivo”.

Pues sí, porque en el caso de Dumbo habría una canción irrespetuosa hacia los esclavos afroamericanos, representados por medio de los cuervos negros. Peter Pan, por otro lado, sería racista con los nativos americanos, llamados “piel roja”. Por último, el clásico de los Aristogatos, uno de los más queridos por todas las generaciones crecidas a pan y Disney, sería discriminatorio para los pueblos asiáticos, a causa del gato siamés Shun Gon, con los dientes sobresalientes, los ojos rasgados y filmado mientras toca el piano con unos palillos.

Estamos entonces, ante un auténtico acto de revisionismo histórico. Disney, en realidad había comenzado hace algún tiempo con la censura dentro de la película de animación “Lilly y el Vagabundo”, donde de repente desaparecieron los gatos siameses. Revisionismo, entre otras cosas, llevado a cabo en la estela de las decisiones de otros colosos de streaming.

disney

La empresa Hbo, de hecho, en junio de 2020 removió temporalmente “Lo que el viento se llevó”, porque la consideró racista y promotora de las ideas supremacistas blancas. Lástima que fue precisamente la película de 1939 de Victor Fleming la que dio la oportunidad a Hattie Mcdaniel (Mami en la película) de convertirse en la primera afroamericana de la historia en ganar un premio Oscar (como actriz no protagonista).

La estela del revisionismo continuó con las violentas polémicas que, el pasado diciembre, golpearon a Grease. La famosa película musical de 1978 con John Travolta y Olivia Newton-John fue acusada de sexismo, machismo y homofobia.

En el caso de Disney, sin embargo, las decisiones causan más revuelo, porque uno se pregunta cómo un niño pueda verse afectado negativamente por no se sabe qué imagen mala e incorrecta.

Del mismo modo que apenas se comprende cómo los niños puedan, en cambio, discernir el alcance de temas tan actuales (y ciertamente no presentes en las películas en cuestión) como los del racismo y la discriminación.

¿Cómo puede ser peligrosa y engañosa una película que pone en escena las aventuras, y la integración, entre gatos de élite y de calle? ¿Cómo puede ser engañosa la representación de los “pieles rojas”, donde, entre otras cosas, la hija del jefe hace emocionar al protagonista con un tierno beso entre los dos?

No parece, por tanto, injustificado definir estas decisiones como absurdas y carentes de sentido, precisamente porque son conscientes del carácter objetivo altamente educativo (y divertido) de películas que han hecho la historia de los dibujos animados y soñar con millones de niños, incluso de generaciones diferentes. Además, no parece que se hayan producido nunca casos de niños que se hayan convertido en adultos racistas y violentos tras haber visionado estos dibujos animados.

Quién sabe qué diría Walt, que al parecer amaba tanto a los animales, que tenía entre sus películas favoritas “Bambi” y, escuchad, “Dumbo”. Lo que está claro, es que el tema del políticamente correcto se nos está yendo un poco de las manos.

Para leer más noticias como esta, visita nuestra sección dedicada al ocio, la cartelera y la cultura.

“Descubrir cada día algo nuevo es la razón por la cual escribo”