d

The Point Newsletter

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

3 lugares para bucear en Polinesia Francesa

Pensar en un viaje de buceo en la Polinesia Francesa nos remite inmediatamente a paraísos tropicales como Tahiti y Bora Bora, destinos exóticos envueltos en un encanto innegable y sueño de cada aficionado al buceo.

La Polinesia Francesa pertenece a Francia, se encuentra en Oceanía y está compuesta por 118 islas, de origen volcánico o coralino. La isla principal y más conocida de la Polinesia Francesa es Tahiti, centro económico y cultural y sede de la ciudad de Papeete, la capital.
Hacer un viaje de buceo a la Polinesia Francesa te permitirá sumergirte en algunos de los arrecifes de coral más ricos y fascinantes del planeta. Aquí, aguas cristalinas y lagunas protegidas hacen de casa a tiburones, atunes, delfines, barracudas, delfines, tortugas y a una miríada de coloridos peces tropicales.

El período ideal para visitar la Polinesia Francesa y realizar inmersiones en este lugar de ensueño, va aproximadamente de Mayo a Octubre, cuando el clima es más fresco y seco y la temperatura del agua se mantiene en 26 C y 28 °C.

Vamos a descubrir los mejores sitios para bucear en la Polinesia Francesa:

Rangiroa

Rangiroa (cielo infinito) es el nombre ideal para el segundo atolón más grande del mundo, tan extenso que puede contener toda la isla de Tahiti; su laguna es tan amplia que parece infinita y casi no puede ver la orilla opuesta… Es uno de los pocos lugares en el mundo donde la belleza natural de los lugares supera el sueño y la imaginación.
El océano se comunica con la laguna interior por medio de dos pases, Tiputa y Avatoru, dentro de los cuales se concentra la presencia de grandes peces pelágicos: estos son de hecho entre los pocos lugares del mundo donde se puede nadar entre una miríada de tiburones grises y delfines. ¡La visibilidad siempre está por encima de los 40 metros y el espectáculo es impresionante!

Fakarava

El segundo atolón más grande de la Polinesia, de curiosa forma rectangular, forma parte de una reserva de biosfera clasificada por la Unesco. Fakarava tiene dos pueblos principales: Rotoava con su aeropuerto y Tetamanu, antigua capital de la isla, hace sólo unas décadas considerado el centro social, religioso y cultural de las Tuamotu. Su laguna virgen, abierta hacia el océano a través de un paso de un kilómetro de largo (el estrecho de Garue), alberga una enorme cantidad de peces y numerosas piscifactorías perlíferas.

En Fakarava se hacen las mejores inmersiones de Polinesia.
En su laguna podrás hacer encuentros cercanos con cientos de tiburones y nadar con en un acuario natural de peces de arrecife, en un jardín de corales que tiene pocos iguales al mundo. Aquí los tiburones no son agresivos. Dependiendo de tu nivel de experiencia en el buceo, podrás nadar con delfines, peces espada, mantarrayas y águilas de mar.

Tahiti

Es la isla más poblada de la Polinesia francesa con aproximadamente 200.000 habitantes, y la puerta de entrada a todos los viajes de buceo en Polinesia. La isla está dividida en dos partes diferentes, Tahití Nui, la más grande, donde se encuentra en el Aeropuerto internacional y su capital Papeete, y Tahití Iti, más pequeña y silvestre.

Bucear en Tahiti
Bucear en Tahití es una experiencia única, gracias a sus aguas cristalinas entre naufragios, caídas y jardines de coral. Estas aguas cristalinas albergan más de 1.000 especies de peces, en donde es posible bucear con pelágicos como tiburones de arrecife, tiburones limón, delfines, jureles arcoíris, peces Napoleón, tiburones martillo, tiburones grises, rayas leopardo y muchas otras especies. La Temperatura del agua varía entre los 25 °C entre mayo y octubre, y los 30 °C entre noviembre y abril, por lo que sus aguas don ideales para el buceo, con corrientes generalmente muy suaves.

Si te encanta bucear, échale un vistazo a la sección de buceo de Hype TV
Descubre Polinesia Francesa

“Descubrir cada día algo nuevo es la razón por la cual escribo”